jueves, 2 de julio de 2020

En mi corazón, soy un chico de campo - Todo hecho desde la Naturaleza, George Stubbs

En 1977 se hizo una gran exposición de  en la Royal Academy of Arts de un pintor muy apreciado por el público inglés, George Stubbs (1724-1806).

Stubbs, hijo de un curtidor, comenzó haciendo grabados y confirmó su dedicación a la pintura tras un gran encargo de una serie de cuadros de caballos por parte del Duque de Richmond. Stubbs tenía entonces 35 años y ya había viajado a Italia, un hecho que cambió su vida. Este gran viaje cuyo objetivo era contemplar el arte italiano, le había reafirmado, sin embargo, en su idea de que la Naturaleza es más grande que el Arte y en lo que serían los grandes ejes de toda sus obra posterior:  "el aprecio intenso de lo rural, la huida de las ciudades, la nostalgia de una Naturaleza salvaje cada vez más domesticada y el deleite  (y no el miedo) ante lo natural".

En los comentarios que los visitantes dejaron a propósito de los cuadros de la muestra de 1977, la Royal Academy tuvo el cuidado de archivar la carta de un niño, Daniel Bennet.

Este material fue usado por el comisario de exposiciones y ensayista, Martin Myrone en un manual divulgativo sobre Stubbs, en el que reproduce literalmente el texto:
"Cuando miro fuera desde mi ventana veo aburridos coches y escucho música pop horrible desde las casas de Addington. Soy un chico de ciudad porque eso es lo que conozco. Veo casas como muros enfrente de la carretera pero cuando miro esta pintura estoy seguro de que en mi corazón soy un chico de campo. Creo que George Sutbbs era un chico de campo en su corazón y también un famoso pintor. Le gustaba pintar árboles y campos y animales y a la gente en las granjas y los campos. Hay un sentimiento de alegría y felicidad. Cuando crezca me gustaría ser un artista con el mismo sentimiento y sería feliz viviendo en el campo. Compraría un spaniel y pintaría todas las flores y todos los árboles y montañas de mi corazón!. Daniel Bennet, edad 7 y medio.
Myrone se extiende en alabar que sea un niño, de entre todos los visitantes, el que diga algo honesto, sencillo y muy personal sobre los cuadros.

En nuestros tiempos, en los que muchos niños apenas tienen acceso a la Naturaleza en su vida diaria, George Stubbs y otros grandes maestros son capaces de hacer sentir cientos de años después, otra vida en otro lugar: la del campo, los árboles y los animales. Nos impele a salir y conocerlo y disfrutarlo. El Arte procura una vía hacia el mundo exterior, a vivirlo y experimentarlo.

Quizá, desandando el camino con Stubbs, para salir al campo, primero podríamos visitar alguno de los grandes maestros que cuelgan de las paredes de nuestros museos: la flora minuciosa de Patinir en el Museo del Prado o los campos luminosos de Van Gogh en el Museo Thyssen. 


...para saber algo más.

George Stubbs, Martin Myrone. Editorial Tate
George Stubbs, de caballos y hombres - Masdearte


No hay comentarios:

Publicar un comentario