miércoles, 21 de febrero de 2024

Hacían zozobrar los navíos - Cigüeña - Ciconia ciconia - Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, Madrid

 


Como aúlla ese viento
vuela loco por los prados.
Ulegbek Esdaulet
Maribel Orgaz - @curionatural
Hacían zozobrar los navíos, afirmaba Plinio allá por el siglo I, si se posaban de noche en sus velas. Se lamentan en el aire del gran esfuerzo con el que vuelan, escogen capitán que siguen, no se sabe de qué lugar vienen ni a dónde vuelven, continuaba. Las cigüeñas, Ciconia ciconia, esperaban si el viento era húmedo y pesado para continuar su camino y eran tan queridas por los tesalios que condenaban a muerte a quien las matara porque, aves feroces, comían serpientes. Y aquel hombre de guerra escribe con precaución que eran mudas porque, según afirmaban algunos, no tenían lengua. Fieles a su nido, solitarias excepto cuando se reproducen, ahora sabemos que carecen de siringe, la caja de voz de las aves. A qué se debe este silencio, esta privación de canto, dos mil años después de Plinio y al igual que él, seguimos sin saberlo. 


Esta fotografía fue tomada por Eduardo Ramírez de la asociación naturalista ANAPRI el pasado 1 de febrero en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares  (Madrid, España)  



Sigue leyendo

Sed de gracia - Cisne






martes, 6 de febrero de 2024

Brillar e iluminar - Almendro, Prunus amygdalus - Cordel de Hoyo de Manzanares, Colmenar Viejo, Madrid



Mis verdes pastos, que con el alba se llenan
de las luces y voces, de los poemas de oro.
Kulyash Akhmetova

Maribel Orgaz - @curionatural
El dilema, dicen, es el siguiente: brillar o iluminar. Ser luz o mero resplandor. Que seas claridad en otros debería ser nuestro ideal, aseguran. Los almendros florecen estos días al sol de febrero, rodeados de enebros y encinas como un corazón de esencia perfumada al que acuden perezosas las abejas. Y este arbolito, de espíritu suave y tranquilo, que resplandece en el cordel del Manzanares, entre rocas y piedra cortada, alumbra de esperanza todos los días. Guardián de una ley, centinela de un refugio: "permaneced fieles a las cosas pequeñas y apacibles de la vida, las inextinguibles lámparas en medio del desastre en que el hombre ha convertido su vida", Reginald Ferrer.



Sigue leyendo

Un paraíso involuntario - Abrepuños, cardos - Centaurea Ornata, Colmenar Viejo (Madrid)






martes, 30 de enero de 2024

El único fiel de un templo vacío - Lirio común - Lilium - Jardines de los Palacios de la Finca Vista Alegre - Carabanchel, Madrid

 


 Querida mía,
¿tal vez te acuerdas de aquel jardín? 
Ulugbek Esdaulet

Maribel Orgaz - @curionatural
En esta quinta señorial hubo un duelo y un amor secreto, dos palacios y una caballeriza, invernaderos y un naranjero. El hombre más rico de su tiempo falleció aquí mientras el gran cedro crece aún majestuoso. María Cristina de Borbón, princesa de Nápoles y Sicilia, dueña de este lugar, ordenó canalizar tres arroyos en una ría y desde su exilio en Francia nunca olvidó este edén, envió plantas para sus jardines y se hacía llamar Condesa de Vista Alegre, un título que ella inventó y que su hija heredó. La soberana tenía en su memoria, al construir este lugar, afirman los historiadores, el vergel de su infancia, Villa Floridiana y sus pajareras con aves de todas clases, el lago con tortugas, las grandes avenidas de camelias, las sombreadas arboledas. Pero ahora, en enero, adelantado de abril, en este paraíso arruinado, florece un solo lirio, el único fiel de un templo ya vacío.




Sigue leyendo

La abundancia y la suerte - Garza imperial





jueves, 7 de diciembre de 2023

Contemplados por las rosas - Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, Segovia

 


La mañana nos devuelve al paraíso
y la noche a su cielo. 
Kulyash Akhmetova

Maribel Orgaz - @curionatural
A finales de agosto, en este bellísimo palacio de verano, se ofrece una pieza de fruta a los vecinos. Una pera de la partida de la reina. Un paraíso dentro del paraíso que una soberana italiana quiso cultivar apartado, sólo para su paseo: flores, árboles frutales, un estanque, hierbas medicinales. En verano se iluminan en este jardín versallesco todas las fuentes, crecen el espino y el lirio y el frescor de los estanques perfuma la espesura. En verano vuelven libres al fin, los príncipes y las reinas piando alegres con sus juegos y asombros. En los reales veranos, la Góndola navegaba por el Mar y sus aguas de montaña. Pero ahora vivimos en diciembre y andamos errantes por los senderos, contemplados por las rosas, extraviados en los días venideros, que será junio, que habrá fresas y meses tranquilos. 



Sigue leyendo



jueves, 23 de noviembre de 2023

Olvidado de mayo - Jazmín español - Jasminum grandiflorum - Carretera de Miraflores a su paso por Colmenar Viejo (Madrid)

 


He bajado al jardín,
la fruta está dorada.
Ignacio Elguero

Maribel Orgaz - @curionatural

En el camino que recorro cada día para comprar el periódico, en mi pequeña ciudad de quince minutos, paso al lado de tres grandes chopos de más de 80 años, de los dondiego de noche que han estado florecidos en dos alcorques hace unos días, de un madroño desbordado de un jardín, de parsimoniosas encinas y ciruelos japoneses, ahora entregados al sueño, tan generosos cada primavera. Dientes de león, cardos y olvidado de mayo, un confiado jazmín (Jasminum grandiflorum). Sobre el granito y el hierro forjado, de espaldas a la nieve de Guadarrama, esta criatura balconera contempla tranquila un dulce futuro. Que durará como el sol, que atravesará la noche, que el árbol ofrecerá su sombra y una flor, consuelo al corazón exhausto.



Sigue leyendo

El mundo apacible al pie de Guadarrama - Eduardo Rodera

Olvidarse del mundo y ser sólo distinción - Jardines de Vista Alegre, Carabanchel - Madrid

jueves, 12 de octubre de 2023

Un oso en un campo de plata - Arbutus unedo - Madroño - Madrid, España

 


Háblame, sauce,
aunque sea una palabra.
Pero tu, como siempre, estás en silencio.
Akushtap Baktyguereeva


Maribel Orgaz - @curionatural
Un oso rampante en un campo de plata, caballeros guerreando en Las Navas de Tolosa, eclesiásticos y terratenientes disputándose bosques y cultivos, las estrellas de los cielos, un árbol frutado de gules. Una ciudad que elige como escudo, disputas y guerras, bestias montaraces, plantas, constelaciones. Un oso y un madroño, siete astros cargados en bordura azul. Un Madrid del que ya nadie tiene memoria, que ahora cultiva alcorques y jardines, que contempla el más dulce de los otoños en los castaños ennegrecidos, en los temerosos ailantos que se desprenden hoja a hoja de su copa. Los sauces dorándose, las moreras incólumes, los madroños enrojecidos de frutos incandescentes que sorprenden en cualquier esquina. Alimento de mirlos y petirrojos, áspera golosina inesperada. Entre los altos edificios, en donde los vientos ya no despiertan, aún soñamos que un día volverán a esta ciudad las grandes criaturas, los frescos árboles, los amores perdidos. 

Tomé esta fotografía esta mañana, 12 de octubre en Madrid (España) 


Sigue leyendo

Que no conocen la vasta soledad de las ciudades - Cotorra argentina - Myopsitta monachus


martes, 26 de septiembre de 2023

El ganado ha de bajar a las tierras templadas - Colchicum montanum, lirio de otoño - San Bartolomé de Ucero, Soria (España)

 


El canto del bosque, la puesta de sol dorada
los abalorios blancos del agua, los cisnes.
Traed toda la naturaleza a mi casa.
Shomishbay Sariyev

Maribel Orgaz - @curionatural
Su florecer es la señal, el ganado ha de bajar a las tierras templadas. Azafrán de los prados, lirio de otoño, ahuyentapastores, merendera de montaña, Colchicum montanum y la noche que es ya igual a los días. Al pie de San Bartolomé de Ucero (Soria), entre barrancos feroces, brota ahora esta flor que ni vacas ni ovejas pastan, adornando la más hermosa de las ermitas castellanas: anhelo y sed edificados hace cientos años. Qué rastro dejarán en cambio, estos destellos rosados, sus estambres dorados. Los días otoñales, la inquietud del camino, los ritmos celestes, de todo ello serán testigo los ligeros azafranes. Mientras la tierra se enfría, estas hijas del monte dan fe de un mundo cada vez más bello, de que un día puede durar muchos siglos. 


Tomé esta fotografía el domingo, 24 de septiembre, al comenzar la tarde en la entrada de San Bartolomé de Ucero, Soria (España)   

 

Sigue leyendo