martes, 18 de enero de 2022

Afrodita en el Real Jardín Botánico - Carlos Rivero, rosalista y creador del grupo Pasión por las rosas

 


Y todo queda contenido en ella,
breve imajen del mundo,
¡amor!, la única rosa.
Juan Ramón Jiménez

El pasado viernes asistí a la plantación en el Real Jardín Botánico de una nueva rosa, un híbrido de té, obtenido por Carlos Rivero junto a su hija Brenda en su finca Kamelot:

"Afrodita es hija de 'Barbara Streisand' y 'Solidor', y su origen se inició el 19 de mayo de 2019 con la preparación del polen. Tras los sucesivos pasos, fases y tiempo que requiere este proceso de hibridación, la primera rosa floreció en septiembre de 2020 con un cálido rosa asalmonado, numerosos pétalos irregulares, un centro coronado en color amarillo y un ligero aroma cítrico". 

En una mañana invernal espléndida, acompañado de amigos y seguidores de su grupo Pasión por las Rosas, como más de 84 mil miembros en Facebook, Carlos Rivero entregó al director del Real Jardín Botánico, Esteban Manrique, esta nueva rosa. 

Al acto asistieron, entre otros, el periodista Pepe Plana de CuidaPlantas, editor de la Revista Mi Jardín que este mes celebra su número 300: "si alguien quiere conseguir un jardín, pensará habrá árboles o no, habrá vivaces o no, pero rosas seguro que hay y para eso tiene que haber rosalistas como Francisco Ferrer o Carlos Rivero y su hija Brenda que han conseguido este ejemplar tan bonito". 

"El aroma cítrico le viene de Bárbara Streisand", explicó Rivero, "que utilizo mucho como patrón padre. Este año hemos obtenido tres variedades nuevas y una se llama como el grupo, Pasión".


Sigue leyendo sobre las rosas

El esplendoroso caos de las rosas - Santiago Ramón y Cajal y sus precisos y elegantes dibujos.





miércoles, 5 de enero de 2022

Un mundo de incertidumbre y belleza - Geografía de las plantas mexicanas - Isabel Leñero sobre el Códice De la Cruz-Badiano - Instituto de México en España

 


Absorbí los vahos limpios de la tierra,
tirada en la grama. Alfonsina Storni

Apenas se sabe, explica el catálogo de esta exposición que puede descargarse aquí, de los autores de las delicadas imágenes del Códice De la Cruz-Badiano, una compilación de los saberes curativos herbarios de los tlacuilos realizada en México en 1552 por Martín de la Cruz, noble tlatelolca y conocido médico proveniente de la nobleza indígena mexicana.

El Códice de la Cruz-Badiano, que puede verse digitalizado aquí, está considerado el primer herbolario del Nuevo Mundo, recoge 227 plantas y 185 imágenes e indica dónde crecen y para qué ha de utilizarse, cómo elaborar los compuestos, cuáles son sus cualidades curativas. Dolencias físicas y espirituales, las relacionadas con el parto y con los aires, con la fatiga y los niños, para terminar con las señales de la proximidad de la muerte.

El cuidado de las ilustraciones es tal que los dibujantes tlacuilos incluyeron gotas de rocío y restos de tierra en las raíces.

La pintora Isabel Leñero entabla un diálogo actualizando las imágenes del códice, una suerte de epistolario de 89 láminas con aquel mundo de incertidumbre y belleza

"En ocasiones, como en el Tlacacamotli, la artista optó por la simplificación de las opacidades y por resaltar el contraste entre el intenso amarillo de la raíz o camotli (camote) y azul acqua, color maya de la tradición indígena. Era justamente la raíz o camote (camotli, en náhuatl) la parte de la planta que curaba el ardor del corazón, posiblemente por su turgencia similar al órgano vital". Geografía de las plantas mexicanas

 

De la Cruz narró en náhuatl los tratamientos para distintas enfermedades, saberes que fueron traducidos por Juan Badiano – letrado nahuatlato trilingüe–, quien redactó la versión final en latín en 1553. El libro fue enviado por el virrey de México a España como obsequio a Carlos V. 

Padecimientos como el susto y el espanto, la contracción del útero después del parto, la palidez de los niños: recibimos un alma que se instala en el corazón, creían los nahuas, y hay corazones débiles y corazones fuertes. Desde él fluyen los espíritus que ya fuera por accidente o enfermedad o incluso los sueños podían obstaculizarse y provocar enfermedad, David Lorente, antropólogo.  

Entre las seleccionadas para esta muestra, se encuentran las que curan el dolor del corazón y también su calor, y el del cuerpo, los dolores de dientes o los que aquejan a los recién nacidos. Los males más comunes de aquel tiempo compilados en 13 capítulos, explican los expertos

A su llegada a España, el códice fue depositado en la Biblioteca Real y acabó en la Biblioteca Vaticana. El gran sabio Miguel León Portilla consigue, al fin, que Juan Pablo II devuelva el Códice De la Cruz-Badiano a México.  

La exposición Geografía de las plantas mexicanas, que permanecerá abierta hasta el 9 de febrero es de acceso gratuito y tiene lugar en el Instituto de México, en Carrera de San Jerónimo número 46, entre las grandes muestras de los principales museos madrileños.   

El pasado mes de diciembre tuvo lugar un encuentro con la artista Isabel Leñero que puede verse aquí.


Sigue leyendo sobre otros libros de saberes como obsequio para el Emperador Carlos V, rey de España

La belleza de los atlas celestes - Astronomicum Caesareum, Petrus Apianus - BNE



jueves, 23 de diciembre de 2021

Los olmos heridos de Juan Zamora - El canto de un árbol quemado - Grafiosis en CentroCentro

 

"Hermano de corazón quemado", 
Pablo Neruda

"Se cree que la enfermedad vino en las maletas hechas con madera de olmo de los trabajadores asiáticos que migraron al norte de Europa en el Siglo XX y llegó a España a finales de los años 70", explicaba el geógrafo David Gago Ruiz, @gagoruiz

La grafiosis o enfermedad holandesa ataca los olmos cuando están crecidos, un insecto muerde los brotes tiernos y dispersa los hongos que circularán a través de la savia pudriendo los vasos por donde circula envenenando las hojas

Hasta el 9 de enero y con acceso libre, se expone Grafiosis en CentroCentro un proyecto del artista nómada, como él mismo se define, Juan Zamora.

"Los olmos, o negrillos, solían presidir la plaza del pueblo y bajo su sombra se reunían los concejos para tomar las decisiones del día a día, estar de tertulia o pasar el calor del verano", Gago Ruiz. 

En 1936 el Instituto Forestal de Madrid publicó, La grafiosis del olmo y la demostración de su existencia en España, los años 70 fueron por tanto, una reinfección más virulenta y destructiva. 

"Uno de los pocos olmedos que ha escapado a esta plaga está en RivasVaciamadrid -donde se centran los esfuerzos para conservarlo mediante un “banco" genético en plena naturaleza-, así como en La Casa de Campo y el Parque del  Retiro", Grafiosis.

Juan Zamora emprende una cartografía de árboles sanos en la Comunidad de Madrid y elabora una composición musical a partir del patrón de los agujeros realizados por los escarabajos sobre las hojas.

Cómo cantarán los árboles heridos, qué música sus hojas dañadas. Los dibujos de Juan Zamora se acompañan de  un vídeo en el que diversos músicos, todos ellos víctimas de alguna infección reciente, interpretan la partitura. "La música y la enfermedad se convierten así en conectores que establecen un vínculo entre la comunidad de olmos y la población con la que conviven", Grafiosis.

Los olmos de la Casa de Campo, la olma embalsamada de Miraflores de la Sierra o Pantalones en el Real Jardín Botánico son algunos ejemplares que los madrileños pueden pasear como parte de esta propuesta de arte y naturaleza. 


CentroCentro, hasta 9 de enero. Acceso libre




martes, 14 de diciembre de 2021

Que no hay sitio en vuestras ciudades - Gorrión

 


Gorrión - Passer montanus

Que no hay sitio deben pensar los gorriones. Que todo está lleno de gente, de coches, de expectativas, de obsesiones. Y se van, abandonan las ciudades. París, Londres, Barcelona o Madrid. Si acaso, aparecen en primavera pero a la vista de lo incorregible en invierno ni pisan las calles. Este descuido se tuvo también en China: que se vayan, que se comen el grano de los campos y la gente daba a los niños cacerolas para hacer ruido durante todo el día, así que los gorriones desaparecieron durante años. Aparquemos los coches, hablemos poco y en tono bajo, limpiemos el aire que respiramos. Volved, anunciaremos, teníais razón, estas ciudades repletas de frustraciones eran inhabitables.


La salvaje belleza alada - Maribel Orgaz
Momentos en la Naturaleza - Edita, ANAPRI-Leerenmadrid



jueves, 9 de diciembre de 2021

Valsaín caminado y la Salvaje belleza alada - 14 diciembre, 11h. Lecturas verdes con José Antonio Quirce - Canal APIA

 



"Nos enfrentamos al futuro, que traerá leyes nuevas, y una de esas leyes será la derrota y desaparición de la naturaleza. O tal vez, la sustitución de una naturaleza real por una virtual, en donde las diferencias serán prácticamente imperceptibles", Manuel Vilas.


El próximo martes, 14 de diciembre, a las 11h. tendrá lugar un nuevo encuentro online de Lecturas Verdes con la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) de la que formo parte. En esta ocasión, charlaré con José Antonio Quirce, biólogo y también periodista ambiental, acerca de la belleza de la Naturaleza. 

Quirce es autor, junto a Carlos Garbi, de Más leyendas y cuentos del bosque de Valsaín. Un volumen que incluye relatos, rutas y muchos datos curiosos de los árboles, collados, peñas y lagunas de esta zona segoviana.

Amusgarse, cita con humor en una de las propuestas, "que tanto decimos los segovianos, es quedarse alicaído, mustio, al igual que el musgo si le falta agua". Y así, cuenta de reyes, infantas y reinas que pasaron por allí, de antiguas ventas que asustaban en la noche a los viajeros que buscaban refugio y les parecían aún más siniestras que una tempestad, los caminos por los que los segadores iban y venían para ganarse el jornal o el pago que las ovejas tenían que hacer en los portazgos como tributo a la corona. De todo esto hablará Quirce. 

Por mi parte, en mi anterior participación en Lecturas Verdes con Julio Martínez, también compañero de APIA, coincidimos acerca de que un mensaje positivo con respecto a la Naturaleza da mejores resultados para invitar a conocerla que el habitual catastrofismo.

Pero este próximo 14 de diciembre, hablaré sobre cómo surgió ese pequeño librito La salvaje belleza alada, una colaboración de textos míos con las fotografías de la Asociación Naturalista Primilla, ANAPRI. Una celebración de mis encuentros con insectos glotones, parsimoniosas babosas o cardos aguerridos; majestuosos lirios o inteligentes aves que es frecuente encontrar en un paseo por la zona de Guadarrama, la vertiente madrileña de la zona segoviana de José Antonio Quirce.

Este modestísimo proyecto de apenas 50 textos ha tenido, sin embargo, un recorrido sorprendente. A los clubes de lectura que coordino para las mediatecas de Alcobendas acudieron lectores a los que les había fascinado este libro. Rogelio Fernández Reyes, profesor de la Universidad de Sevilla leyó un texto cada día en su colaboración radiofónica ambiental, en el CENEAM se hicieron de inmediato con un ejemplar y la editora Alicia Ares publicó en Diario de Ávila, en donde colabora de manera asidua, un elogioso artículo. 

Ares, a quien conocí en una Feria del Libro de Madrid hace varios años, cuando firmaba uno de mis libros publicado por la Editorial Bercimuel, quiso publicar el siguiente de naturaleza que escribiera. "Estoy escribiendo sobre flores", le dije y a ella le pareció bien la idea. Después de enero, Cuadernos del Laberinto, su editorial, publicará Flores, el esplendor de la tierra mi nuevo homenaje a la más admirable de las cualidades de una flor: a pesar de que su esplendor es efímero no duda en florecer sin guardar nada para sí. Quizá como deberíamos hacer también nosotros. 

Puedes verlo aquí, Canal Youtube de APIA  - 14 diciembre, 11h. 



 



miércoles, 1 de diciembre de 2021

A Suecia sin Blablacar - Mosquitero musical

 




Mosquitero musical - Phylloscopus trochilus 

Sin equipaje, sin GPS, sin recargar combustible y sin mochila a la espalda. Levantas el vuelo y te pones en ruta. Viento en al aire y pájaros en la cabeza. Y en diez días te vas de Murcia a Suecia y en la voladura de 2.400 km pierdes 0,4gr. de peso. Que el hombre se devane los sesos haciendo números en apretar más asientos en aviones, en quitarle espacio a las maletas de cabina, en ahorrar combustible. Una criatura de apenas el tamaño de un caramelo alberga dentro de sí el canto, la decisión de irse y la alegría de regresar. Que esta sencillez no nos deje mudos de asombro sólo se explica porque, criaturas de plomo, olvidamos demasiado a menudo, atascados en nuestras torpezas, levantar la cabeza y despedirles cuando comienzan su migración: buen viaje, os esperamos con ilusión, tenemos tanto que aprender de vosotros. [Según datos de SEO/BirdLife: un ejemplar de mosquitero musical fue anillado en Isla Grosa de Murcia en Mayo de 2017 y diez días después recuperado en Suecia. Su peso bajó de 8.9gr a 8.5gr]. 


La salvaje belleza alada - Maribel Orgaz
Momentos en la Naturaleza - Edita, ANAPRI-Leerenmadrid
D.L. M-35568-2018


lunes, 29 de noviembre de 2021

Los viveros de estufas del Parque de El Retiro - Cultivares. Un recorrido histórico por los doscientos años de su historia, editado por el Ayuntamiento de Madrid

 



Esta mañana he visitado los viveros de estufas de El Parque del Retiro con mi asociación, APIA (periodistas de información ambiental) y nuestro guía ha sido su responsable, Javier Spalla.

Estos viveros surten de flores y plantas lugares públicos y también despachos, salas de reuniones y muchos otros lugares que el Ayuntamiento de Madrid necesita embellecer. Hasta finales de los años 70 eran capaces de dar plantas a los parques y jardines y edificios municipales pero con el crecimiento de la ciudad, se han quedado insuficientes.

La visita está abierta al público general, mediante petición con antelación, a través de la página web del ayuntamiento y hay una nueva voluntad de que más madrileños conozcan este lugar tan especial.

Estos viveros conservan muchos de los antiguos procedimientos de jardinería que en instalaciones modernas se han mejorado para ser más productivos pero que aquí aún permanecen como testimonio vivo de la historia del cultivo y por eso, su valor es tan singular. 

Aquí siguen activos, tras recuperarse, los viveros traídos del Palacio de Liria cuando quedaron casi destruidos por los bombardeos en la guerra civil, hay donaciones como un antiguo orquidario que se ha destinado a otros usos y esculturas, antiguas máquinas y paneles didácticos que homenajean a jardineros, y botánicos como Eugenio Fojo o Ángel Esteban cuya colección de rosas está en el jardín botánico de Alcalá de Henares.

En estos viveros, también se recuperan plantas que han quedado maltrechas de adornar actos o salones. Y se prueban nuevas variedades y hasta se indultan, en palabras de Spalla, algunas. 

Un señorial ciprés de los pantanos ha crecido conviviendo con otros cultivos que le facilitaron agua, lo que le permitió desarrollar un gran porte y los pensamientos, la flor más habitual de invierno de parques y jardines madrileños, crecen en varios maceteros gigantes que adornaron las bodas reales.

Sobre la historia de los viveros madrileños, el Ayuntamiento de Madrid editó un libro, Cultivares que está a libre disposición de todos los interesados aquí.