lunes, 24 de agosto de 2020

La sed de gracia - Cisne


Cisne vulgar - Cygnus olor

Vuela mejor que anda y cuando nada, suspiramos, es majestuoso. Sólo los reyes en tiempos antiguos podían degustar cisne relleno de otros pequeños pájaros. Del carro de Afrodita, la diosa del amor, tiraban cisnes alados. Hasta China llegaron una pareja de cisnes de porcelana enviados desde Estados Unidos: el presidente de un Imperio saludaba a otro con un regalo delicado fabricado en un material que ni es barro ni es cristal, es oro blanco. En nuestras leyendas, los cisnes fueron antes hermosas muchachas. Cuál es el destino de estas aves que cargan sobre sí tantos de nuestros anhelos: el amor que no se acaba, la fidelidad eterna, nuestra sed de gracia.





La salvaje belleza alada - Maribel Orgaz
Cien momentos en la Naturaleza - Edita, ANAPRI-Leerenmadrid



No hay comentarios:

Publicar un comentario